Todo iba mal, las flacas de su país se llevaban todos los clientes y ella no podía hacer nada para evitarlo. Así que decidió ir a occidente a probar suerte y descubrió que existe un lugar en el mundo que aprecian a una asiática gordita. Así que se operó las tetas con todo el silicón que encontró y ahora usa su coño para vivir con una reina. Le va de lujo porque todo el mundo quiere sentir como ella se chupa una polla. Además ella deja que le follen el coño y el culo por un mismo precio. Una promoción muy difícil de rechazar si se trata de una puta tan rica.

Detalles del vídeo

Duración: 12:00
Visualizaciones: 2.681 lecturas