Olvídate, si le haces gracia a una mujer muy poco tendrás que hacer para follártela y es que las chicas son así, ellas son las que eligen y tu simplemente eres su instrumento de placer. Esta gordita estaba tomando el sol tranquilamente en la piscina cuando se le acercó un tipo a hacerle una proposición deshonesta: tener sexo anal en público a cambio de una buena suma de dinero. Tras una larga charla finalmente fue convencida, aunque estaba claro desde el principio que a aquella gorda le gustaban las aventuras fuertes y que cien por cien seguro diría que si. Me ha dado la sensación de que ese culito era virgen y después de tantos años viendo porno no me suelo equivocar, aunque ella aguantó bastante bien las embestidas de ese animal que follaba a toda velocidad. En cualquier caso un culo virgen deja de serlo en cuanto le metes la polla y me refiero a que no es lo mismo que un coño que sangra y esas cosas, cuando un culo dilata el resto es pan comido porque hasta que vuelve a su estado natural puede pasar un buen rato y te da tiempo de sobra de follarlo y reventarlo si quieres porque ellas ya se habrán inmunizado en cuestión de segundos…

Detalles del vídeo

Duración: 12:00
Visualizaciones: 472 lecturas