Hay mujeres que piensan dos veces a la hora de hacer una guarra para animar a sus esposos. Sus primer miedo es que este vaya a pensar que lo que han hecho lo aprendieron siendo infieles. Lo otro es que la empiece a ver como la zorra que es. Pero esta vieja gorda tiene un matrimonio abierto y su marido sabe que ella es una puta infiel. Así que todo lo que aprende con sus amantes, lo practica con él. Además, el tío adora verla con un vibrador metido en el coño masturbándose. Es algo que la mujer siempre hace para que él este feliz viendo a la guarra de su esposa.

Detalles del vídeo

Duración: 08:17
Visualizaciones: 7.235 lecturas