Mudarse a un barrio tan peligroso como lo es donde vive ahora fue un golpe emocional para toda su familia, no fue lo que le quisieron decir cuando hablaron con ella sobre cambiar su vida. Todos pensaron que tenía que dar sus veinte gatos en adopción y adelgazar unos cuantos kilos. Pero la gorda viciosa hizo algo mejor y ahora en su casa siempre esta negro con la polla grande listo para que ella le haga una mamada. La tetona no para de chupar verga y hasta algunos le manosean las tetas, también si tiene suerte recibe una follada y todo completamente gratis.

Detalles del vídeo

Duración: 08:23
Visualizaciones: 5.522 lecturas