Le pareció perfecta la oferta, solo tenía que pagar la mitad de los gastos y la mujer con la que iba a vivir, no era de hacer mucho ruido. Así que acepto compartir piso con ella luego que se definieron los límites de uso de toda la vivienda. Pero nunca espero que la gorda tetona se metiera a su cuarto mientras él se hacía una paja, se quedó sorprendido pero luego se impresiono mucho cuando la gorda tetona está flipando con la lamida de coño que él le estaba dando. Obviamente por educación, no podía dejarla caliente, tenía que darle una follada y hacer que ella se viniera.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 8.414 lecturas