Se relacionan la mayoría de los antojos con las mujeres embarazadas, pero no siempre es así porque seguro que vosotros también ha sentido alguna vez la necesidad imperiosa de comer chocolate o beber un refresco de cola y hasta que no lo habéis conseguido, no habéis parado. Los antojos razonables no tienen mayor importancia, pero el que sufrió esta gordita traspasaba la barrera de lo normal y es que de repente su cuerpo le pidió sexo anal urgente, de hecho casi se cagaba encima de la gran dilatación que llevaba. Esto en principio es maravilloso, pero como había discutido con su novio le resultó muy violento tener que pedirle semejante cerdada…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 96.040 vistas