No tener relaciones periódicas o ser vergonzoso hace en ocasiones que cambies de acera en cuanto alguien te da un poco de cariño. Esto le pasó a esta gorda, ella tenía una amiga lesbiana y un día de borrachera en la discoteca se dieron un beso en los baños, después, empezaron a comerse la boca y el resto es historia… Ahora son pareja y no imagináis cuánto le gusta que le coman el culo…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 32.500 vistas