En su casa le enseñaron a hacer lo que su corazón dictara, pero ella confundió eso con hacer lo que su cuerpo le pidiera que si lo piensas bien, son cosas completamente diferentes porque el cuerpo siempre pedirá excesos y esas cosas que pueden ser perjudiciales. Y quizás es eso lo explica la conducta de estar gorda que no tiene vergüenza al estar follando en plena calle con dos machos que acaba de conocer. Meterse sus pollas en la boca y luego hacer que se la metan por el coño, para ella parece ser algo muy normal y corriente. Es muy guarra pero seguro que siempre la pasa bien.

Detalles del vídeo

Duración: 10:20
Visualizaciones: 1.709 lecturas