Hombre, por fin un doctor que hace bien su trabajo, encontrar hoy en día un ginecólogo de confianza no es fácil y es que ya se sabe que las mujeres odian subirse a un potro y abrirse de piernas delante de un auténtico desconocido. Por lo que sea este doctor transmite tranquilidad entre sus pacientes embarazadas, tanta, que entre tocamiento y tocamiento acaba con su polla dentro de ellas y por supuesto corriéndose dentro, dos veces no puede quedarse en estado…

Detalles del vídeo

Duración: 05:00
Visualizaciones: 48.183 lecturas