Un poco de rebeldía llego a su vida y pensó que con eso atraería hombres, lo que resultó ser falso y todas esas revistas de moda estaban en lo correcto: ser una zorra complaciente le sentaba mejor para sus propósitos. Ahora la gorda tatuadas se ocupa de estar chupando una polla para ponerla dura y eso le garantiza muchas folladas. Tiene un coño muy caliente y lo único que quiere es follar a cada rato, no le importa quién sea siempre que le de placer a su raja porque su felicidad se contabiliza en orgasmos. Es cuestión de sentido común, las putas se divierten mucho más.

Detalles del vídeo

Duración: 08:01
Visualizaciones: 1.431 lecturas