Después de subir de peso, su marido empezó a ver programas que contaminan la cabeza y no paraba de insistir en ponerla en una dieta. Pero ella estaba bien así, se sentía bien y si iba a morir, tampoco era alguna revelación ya que todo mundo lo hará. Entonces se cansó de ser hostigada en ese sentido y ahora la gorda casada tiene un amante negro que aprecia mucho sus curvas. Le gusta como ella se come su polla negra, ella adora hacerlo porque es muy grande. Su esposo no sabe que su coño goza mucho porque siempre ella siempre está follando con otro hombre en la misma cama donde duerme con él.

Detalles del vídeo

Duración: 06:04
Visualizaciones: 6.949 lecturas