Justo cuando crees que tu vida matrimonial está acabada y el sexo con tu pareja es una auténtica mierda, aparece alguien que da la vuelta a tu mundo y te hace ver las estrellas de un solo polvo, reviviendo tus mejores momentos sexuales de cuando eras un veinteañero y veinteañera. Esta gorda casada se disponía a ir a su trabajo como otro día cualquiera, sus pensamientos eran los de siempre y es que su vida era muy monótona y necesitaba tener una experiencia extra-matrimonial, o dicho de otra forma, que un tipo con una buena polla le metiera tal polvo que las piernas le temblaran. Pues la suerte llamó a la puerta de su casa porque subió al taxi del tío más golfo de la ciudad, el archiconocido taxista putero que se folla a todas las pasajeras que tienen el valor de poner un pie en su vehículo. Normalmente las maduras amas de casa suelen ser recatadas, limpias y raro es que follen fuera de las 4 patas de su cama, pero cuando estás en una situación como la de hoy te importa todo un carajo aunque llegues a trabajar con las bragas corridas y el culo lleno de mierda porque te lo han petado en el asiento trasero de un coche.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 7.601 vistas