El joven buscaba una habitación y la vieja le enseñó la que tenía disponible. Se trataba de una anciana muy obesa, seguramente nadie se habría fijado en ella, él tampoco, pero la señora si se había fijado en él.

Tras ver la habitación y probar la cama el hombre decidió quedarse allí, y la mujer lo primero que hizo fue comenzar a tocarse el coño allí mismo. Tras observarla y comprobar lo cachonda que estaba la anciana se acercó a ella, le sacó las tetas y empezó a jugar con sus enormes pechos.

Después se sacó la polla y se la metió en la boca directamente, si aquella zorra quería jugar iba a ver lo que podía hacer un tío joven como él.

Poco después penetró su peludo y gordo coño y se la folló hasta correrse, le echó toda la leche para hacerle un bonito creampie.

Detalles del vídeo

Duración: 22:32
Visualizaciones: 52.591 vistas