La jovencita sabe que para sobrevivir en un mundo de zorritas que aguantan hambre, tiene que trabajar duro. Ella entiende la importancia de tener un peso de modelo de pasarela pero le cuesta mucho tener disciplina. Aunque sabe que follando con el entrenador del gimnasio no bajara de peso, también entiende que todo tiene que ver con conseguir una polla grande y firme para metérsela en su coño. Y las folladas que le da ese tío es justo por lo que ella va al gimnasio. Así que se salta el protocolo de fingir felicidad, y empieza a serlo follando con cualquiera que se lo proponga.

Detalles del vídeo

Duración: 06:19
Visualizaciones: 2.356 lecturas