La gorda de se dejó de mierdas hace tiempo, de hecho más nunca fue al gimnasio ni hizo más dieta. Hace lo que quiere y come lo que quiere todos los días. Pero ahora si es muy feliz. Resulta que descubrió que para mantener a su marido interesado, solo debe esperar que este acostado y lo sorprende con una mamada de polla. Luego que la tiene dura el tío estará obligado a darle una follada con corrida interna al coño de su mujer. Es todo, tan sencillo como eso. Así que luego de una ducha, comida y televisión, la vieja hace su movida y tiene lo suyo.

Detalles del vídeo

Duración: 10:18
Visualizaciones: 8.125 lecturas