Que una mujer se esté masturbando en su propia casa con la puerta cerrada no es un delito. De hecho los médicos recomiendan que lo hagan para que no sean tan putas. Pero entra un policía que obviamente es falso y le dice a esta mujer que acaba de romper una ley, ella ya tenía las piernas abiertas y el coño caliente, así que decide resolver con un soborno. La gordita recibe una follada en el culo y le viene bien porque tenía muchas ganas de follar. Se puede decir que no es un funcionario real, así que el soborno con sexo tampoco es algo real. Lo que importa es el culazo de la zorra.

Detalles del vídeo

Duración: 06:56
Visualizaciones: 5.116 lecturas