En su profesión se considera algo así como las joyas de corona. Tiene tantos clientes que ha tenido que subir los precios de sus servicios para poder darse vasto y aun así no puede. La australiana está muy obesa, tiene unas tetas y un culo muy gordo pero eso es lo que hace que todos quieran darle una probada a su cuerpo. Obviamente ella aprovecha el bum mientras dura. Escoge a los que tiene la polla más grande y luego de recibir su pago, abre las piernas para que se follen su coño gigante. La puta de lujo sabe que puede pasar de moda y aprovecha todo lo que puede.

Detalles del vídeo

Duración: 17:17
Visualizaciones: 12.890 lecturas