A este tipo de zorras por aquí se les llama “busconas”, guarrillas que van provocando a los hombres y que no tienen ningún problema en irse a su apartamento y follar con ellos sin pedir nada cambio. Esta jovencita tenía toda la pinta de ser una puta de la calle ya que andaba meneando su culito y llamando la atención de los tíos, pero simplemente era una estudiante con ganas de pasarlo bien sin compromisos. Pues no imagináis el rato que pasó la cerda con dos Africanos que conoció por el camino, sin duda recibió lo que pedía…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 43.339 vistas