Lejos de parecerse a muchas chicas pasadas de peso que sólo piensan en perder alguno de los quilos que les sobra, esta rubia gordita está más que orgullosa de su cuerpo y prueba de ello es que lo usa para ganarse la vida como actriz porno. Lo que más le gusta de su cuerpo son sus tetas y entre eso y el enorme coño que tiene, seguro que no le falta trabajo durante mucho tiempo. El actor que comparta escenas con ella puede considerarse un afortunado por follarse una zorra tan grande.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 8.915 vistas