Depende que tan sabio seas podrás entender que para un hombre nunca es demasiado grande. Un motor nuca es demasiado grande y una bóveda llena de dinero tampoco lo es. Así si lo pensamos con una mujer, entendemos que es literalmente lo mismo. Esta vieja obesa lo entiende muy bien porque es muy lista y por eso siempre consigue una buena polla para follar. Ella tiene un culo gigante además de sus tetas enormes y esas son cosas que ningún hombre en su sano juicio va a despreciar. Básicamente es toda una experiencia follarse ese coño gigantesco.

Detalles del vídeo

Duración: 08:31
Visualizaciones: 11.987 lecturas