Los días de llevarlo al colegio y hacerle la comida para que creciera sano y fuerte quedaron atrás. Ahora mamá esta vieja y flácida por todos lados. Ningún hombre voltea a mirarla y la madurita gordita necesita un vibrador para darse placer. Pero su hijo es un chico muy agradecido y cree que lo menos que puede hacer por su vieja es follarla. Aun él la quiere follar aunque ningún otro hombre quiera. Así que el chaval no espera que ella lo pida y cuando la mira masturbándose, acude con su polla lista para follarse su coño y hacer que la guarra tenga un poco de placer.

Detalles del vídeo

Duración: 18:39
Visualizaciones: 9.603 lecturas