Engordar para ella no es problema, su marido adora las mujeres grandes porque a medida que se ponen más gordas más bestia tienen el culo. Las tetas hacen lo mismo, se van llenando de grasa y las chicas se ponen tetonas. Así que ella come mucho y ahora es una mujer rellenita. Así que complacido su marido, le toca a ella pedir. Lo que más le gusta es hacer un 69, comerse la polla de su marido mientras él le da una lamida de coño. Eso la anima mucho y luego ya quiere que le den una follada fuerte. Puede estar horas al estilo perrito follando.

Detalles del vídeo

Duración: 04:37
Visualizaciones: 12.766 lecturas