No todas las esposas están siempre dispuestas a tener sexo. Pero este hombre sabe que tiene una gran mujer en casa, y no solo por el tamaño de su culazo o sus tetas, sino porque le encanta follar. En cuanto la ve no puede evitar tocarle el culo, ella es bastante culona y sabe que es uno de sus puntos fuertes. En cuanto ella siente la mano de su marido en su trasero ya sabe perfectamente que quiere follar, por lo que se pone a hacerle una gran mamada. Después pasan de chuparle la polla a follársela allí mismo, con sus dos enormes tetas botando.

Detalles del vídeo

Duración: 20:46
Visualizaciones: 3.892 vistas