Si bien es cierto que cada vez el romanticismo ha ido perdiendo más peso entre las parejas a la hora de entablar relaciones personales, no lo es menos que que aún siguen quedando hombres que regalan flores a las chicas que les gustan o se quieren follar. Este es uno de ellos. En lugar de llevar vino a la cena a la que le ha invitado una compañera de trabajo ha decidido probar suerte con un bonito ramo de flores. A juzgar por el resultado, seguro que repite.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 21.161 vistas