Y es que no hay mujeres más bellas que las gordas, por eso nos ponen tan cachondos a todos los hombres. Este tío en concreto las prefiere con muchos michelines y buenas tetas. También le encanta que se siente sobre él mientras la penetra, y así poder disfrutar viendo y tocando todo su cuerpo grasiento. Y es que es casi hipnótico ver como se mueven las tetas mientras va botando.
Con una mujer tan grande y con tanta carne se pueden hacer muchas cosas, por eso este cabroncete aprovecha cada instante que está con ella para disfrutar de ella hasta que al final se acaba corriendo en su boca mientras le hace una mamada, cosa que por lo visto se le da bastante bien.

Detalles del vídeo

Duración: 24:09
Visualizaciones: 15.790 vistas