Dentro de sus labores están las de estar pendiente de la agenda que tiene el hombre y asegurarse que siempre tenga buen ánimo para trabajar. Ella lo asesora en cuando a moda e imagen, todo lo hace como si fuera su esposa. Por eso, tiene un gran sueldo que adora porque le sirve para comprar muchos bolsos y zapatos. Y solo tiene que dejar que su jefe negro le deje el culo bien abierto cada vez que le da una follada anal. Pero a la gordita rubia le encanta tener su polla metida por detrás, de ser por ella ya le habría pedido matrimonio, pero perdería el gran salario que tiene.

Detalles del vídeo

Duración: 08:05
Visualizaciones: 9.826 lecturas