El vecino llega de trabajar y ella ve su oportunidad para abordarlo. Siempre le tuvo ganas y no encontró nuca la forma de llevarlo a su casa, siempre su esposa estaba ahí estorbando y lo dificultaba todo. Pero un buen día encontró la forma y luego de unas cuantas palabras, lo tenía en la sala de su casa. Luego la jovencita tuvo que mostrarle que su culo gordo tenía mucha marcha para que él aceptara meterle la mano en el coño. Por un rato le chupo las tetas, pero la follada la dejaran para otro día. Lo importante es que ya supo lo puta que es la gordita y ya sabe que tendrá un polvo seguro ahí.

Detalles del vídeo

Duración: 07:01
Visualizaciones: 5.528 lecturas