A su edad hay cosas que no se pueden reprimir, incluso aunque ella quisiera, no podría porque sería lo mismo que aguantar las ganas de respirar, llegara el momento cuando su cuerpo ya no soporte más y no podrá seguir. Es lo mismo que le pasa a esta gorda que siempre tiene el coño caliente y por ende, siempre necesita una polla. Y su cuñado lo acaba de describir porque luego de ver su raja como se ponía babosa, ella misma le empieza a hacer una mamada de polla y siguió haciéndole sexo hasta que no vio que él se estaba corriendo. Posiblemente la próxima le dé una follada.

Detalles del vídeo

Duración: 07:00
Visualizaciones: 2.057 lecturas