Un día se despierta pensando que debe dejar de ser egoísta, no puede seguir su vida sin importarle los demás, mucho menos los más necesitados que no tienen tanta suerte como él. Entonces toca la puerta de sus vecinas para ponerse a la orden en cualquier cosa que pueda ayudar y sin darse cuenta, el pobre chaval está siendo abusado por las dos viejas gordas. Al parecer se lo tomaron muy literal y luego que lo tomaron por la polla, ya tuvo el joven la obligación de follar el coño de las obesas y dejarlas satisfechas. Al menos durmió con la conciencia limpia.

Detalles del vídeo

Duración: 07:20
Visualizaciones: 3.869 lecturas