Un hombre que vive solo seguramente será visto como ese amargado que romperá las pelotas que caigan dentro de su patio y los chavales inventaran historias de terror sobre él. Pero esta tío no es menos que muy feliz, porque tiene dos vecinas que aunque están muy gordas, las zorras están muy ricas. Además siempre lo visitan para estar pajeando su polla. Es el vecino más alegre de la cuadra porque las zorras siempre están en su casa pendiente de que su verga este contenta. Hacen buenas mamadas y también hace tríos de sexo cuando quieren algo más que atención.

Detalles del vídeo

Duración: 07:26
Visualizaciones: 5.237 lecturas