Las cosas eran más complejas cuando ella seguía las reglas sociales, eso de que debes hacer esto y lo otro pero algunas cosas no y otras sí, es más que confuso. “No es ilegal pero si es adecuado”, cosas que nadie entiende. Entonces opto por dejar que su instinto la llevara donde la tuviese que llevar y ahora no teme ser llamada puta porque ninguna de ella es infeliz. Y así es como se la pasa todos los días disfrutando mientras dos negros están clavando su coño. Ella recibe una doble follada y las puritanas reciben la aceptación social. No hay nada que discutir al respecto.

Detalles del vídeo

Duración: 10:41
Visualizaciones: 3.455 lecturas