Un hombre que vive solo seguramente quiere algo de tranquilidad, eso de sacar la basura o hacer los mandados, son cosas que no quiere tener en su vida. Pero eso no quiere decir que no se pueda divertir, o realmente es mucho más divertido. Sobre este vecino negro que vive al lado de dos maduritas gordas que adoran estar follando con él. Todos los días van a su casa para asegurarse que tenga una comida caliente y luego toman su polla para chuparla entre ambas. A cambio, él debe estar follando con ellas y complacer sus coños. Parece que es un trato muy justo.

Detalles del vídeo

Duración: 11:00
Visualizaciones: 7.493 lecturas