Un tío tiene dinero y mientras nadie lo ve, lo invierte en su propio placer. Es el único objetivo de tener éxito como individuo: restregarse el placer carnal por todas partes hasta que el último suspiro del aliento se vaya. Y esto no es algo que se aplica solo a los hombres, es una cuestión de especie, porque una mujer hace exactamente lo mismo. En este caso, son dos. Porque las dos gordas maduras comparten una polla dura y grande por la que han pagado muy bien. Esta tiene que complacer sus coño como ellas mismas exijan porque están pagando.

Detalles del vídeo

Duración: 34:47
Visualizaciones: 2.910 lecturas