Sus novios se cansaron de recibir órdenes de ellas, tomaron lo primero que vieron y se marcharon lo más lejos posible. Al principio las gorditas se pusieron tristes pero luego se dieron cuenta que eran dos jovencitas guapas. También descubrieron que no necesitaban un hombre, solo un arnés para darse placer entre ellas y todo lo demás no importaría. Así que luego de comprar el juguete sexual, viven juntas follándose como lesbianas. Sus coños están muy felices porque el dildo jamás se pone flácido ni pide que se trague su semen. Ellas pueden usarlo solas o acompañadas y nadie se podrá celosa.

Detalles del vídeo

Duración: 13:04
Visualizaciones: 15.826 lecturas