Una amiga de su novia había ido aquél día a comer con ellos, pero lo que jamás se imaginó es que realmente se comería su polla. Tanto su chica como su amiga eran dos tías jovencitas y gordas, y la verdad es que no podía evitar mirarla con ciertos ojos de deseo. Aquello no había pasado desapercibido ni por la amiga ni por su novia, por lo que ambas acordaron tener sexo con él y de esta forma hacer un trio.
Ya puedes imaginar la cara de satisfacción de este chico cuando veía a las dos gorditas comiéndole la polla al mismo tiempo, o cuando las dos zorras se pusieron a cuatro patas para que fuera alternando entre un coño y otro.

Detalles del vídeo

Duración: 25:42
Visualizaciones: 3.881 lecturas