El marido se va al trabajo y no sabe que pasa cuando no está en la casa. Asumirá que su mujer tiene un amante pero no le importa siempre que cuando llegue todo esté limpio y listo para él darse gusto. Pero la verdad es su mujer junto con la vecina juegan a las lesbianas. Las dos gorditas pasan la tarde haciendo guarradas en el sofá de la sala. Se comen el coño entre ellas y se masturban mutuamente. Se chupan las tetas también, porque las tienen bien grandes y es muy fácil hacerlo entre ellas. Así que llegan a la noche bien contentas.

Detalles del vídeo

Duración: 08:01
Visualizaciones: 27.073 lecturas