Normalmente con una sola obesa tengo más que suficiente, pero cuando una de mis amigas me propuso invitar a otra chica me pareció algo increíble. Allí estaban las dos desnudas frente a mí y yo no sabía por donde empezar. Sus enormes culos y sus tetas gigantescas me estaban poniendo enfermo. Se pusieron sobre mi las dos hembras y comenzaron a chuparme la polla mientras yo miraba extasiado. Después una de ellas se sentó sobre mi y la penetré mientras la otra chica jugaba excitando viendo como me la follaba. Después fue la otra la que se sentó para que la penetrase, se sentía envidiosa de ver como se la estaba metiendo a la otra chica.

Y así me estuvieron follando las dos sin que yo apenas me moviese del sofá hasta que me consiguieron sacar hasta la última gota de semen. Justo por eso me encantan las obesas calientes.

Detalles del vídeo

Duración: 08:29
Visualizaciones: 75.422 vistas