Ellas no son mujeres normales, las dos son obesas mórbidas. Si la mujer negra es gordísima la otra tal vez te sorprenda, ya que es tres veces más obesa que ella. Es realmente increíble ver como estas dos grandes mujeres consiguen darse placer la una a la otra ante tanto pliegue de grasa y carne. Para ello se valen de su experiencia y de sus juguetes sexuales. Tal vez pueda parecer que mujeres de semejante tamaño no puedan apenas moverse y mucho menos disfrutar de una sesión de sexo lésbico, pero como podrás comprobar es realmente posible hacerlo.
Es difícil elegir entre la gorda blanca y la negra. Ambas tienen mucho morbo y tal vez por eso se hayan juntado. De hecho las dos se consideran bisexuales, pero ante la escasez de hombres dispuestos a follar con ellas decidieron poner fin a su sequía sexual haciéndolo entre ellas.

Detalles del vídeo

Duración: 31:06
Visualizaciones: 84.690 vistas