Siempre pensó que tener una mujer en su casa viviendo de su trabajo era algo en lo que nunca iba a caer, todos sus amigos ya lo habían hecho y no se veían para nada felices. Pero este tío toco con suerte porque tiene en su casa a una ardiente rellenita negra que adora tenerlo destrozando su culo con muchas ganas. Ella no puede ver que llega a casa porque empieza a hacerle una mamada para que se le ponga dura y luego se monta sobre él para cabalgar. Lo primero es dejar que sienta el calor de su coño y luego viene la follada anal que es lo único que hace que ella se venga como una zorra.

Detalles del vídeo

Duración: 17:01
Visualizaciones: 6.913 lecturas