Un día vio cómo su cuerpo cambio, todo empezó a crecer y ella pensaba que de ahí, todo se iría hacia un voladero de forma inevitable. Contaminada por tanta propaganda donde ponen a chicas pasando hambre mostrando lo que se puede ver como un comercial de desnutrición, se puso triste. Hasta que recapacito y ahora se dio cuenta que tiene un coño gigante, así que la obesa rubia le saca provecho y siempre está de perrito con un macho follándola. Le gusta mucho tener una polla metida en la raja y con esas enormes tetas los consigue por lote y siempre están listos para follarla.

Detalles del vídeo

Duración: 08:03
Visualizaciones: 3.807 lecturas