La excusa de llevarle una cesta al padre de su amiga está muy bien pero ya no cuela, el viejo sabe perfectamente que la amiga de su hija va a visitarlo porque quiere rabo ya que es otra de esas chicas a las que les vuelven locas los maduritos. Pues el abuelete va sobrando tanto de rabo como de energía y a nadie le amarga un dulce, mucho menos un dulce de 130 kilos…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 35.982 vistas