Todos los días esperaba en la casa a que llegara su hombre, pero ahora está un poco más impaciente y lo espera en la puerta. Ya no puede esperar que entre a casa y desde ahí le enseña el culazo enorme que tiene. El tío negro sabe que debe aprovechar mientras la zorra se busque otro y no duda en sacar su polla larga y negra para que la jovencita se la chupe. Ella lo hace gustosa, es lo que espero todo el día. Luego se pone en cuatro patas para que la folle bien fuerte por el culo y le deje el ojete abierto. No deja que se corra hasta que su orto está ardiendo.

Detalles del vídeo

Duración: 15:14
Visualizaciones: 7.671 lecturas