Parecía que nada iba a cambiar, siempre seria la gordita que era buena como amiga pero que nadie miraba con ojos de deseo. Mientras las flacas de sus amigas gozaban sus vidas como unas zorras. Pero un día un tío la pillo en la calle diciéndole lo hermosa que era y que daría alguna de sus extremidades por follar el culazo de la pelirroja. La gordita no dudo en irse con él a su casa a recibir la respectiva follada anal prometida. La jovencita llego abriéndose las nalgas y dejando ver el enorme culo que tiene y que estaba listo pare ser penetrado.

Detalles del vídeo

Duración: 06:24
Visualizaciones: 22.856 lecturas