Cuando te apetece follar pasas horas y horas pensando a quién llamar para echar un polvo, amigas tienes muchas, pero amigas que follen se pueden contar con los dedos de una mano y aún te sobrarían 4 o 5… Esto no le pasa a nuestra gordita invitada porque llamada que hace, llamada que a los pocos minutos ha tenido su fruto y tiene en la puerta de su casa una buena polla que meterse hasta el fondo.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 6.772 vistas