Su marido es un hombre de color, no porque ella quiera verse mejor ante la sociedad y que a nadie se le ocurra acusarla de racista; tampoco es que cree que le debe algo a las personas de otra raza por cosas que hicieron personas hace cientos de años y con las que ella no tuvo nada que ver, es simplemente porque le gusta su polla dura y grande. Por eso pasa gran parte del día a cuatro patas y su macho negro siempre le da una follada por el culo con corrida interna. La gordita blanca adora las folladas anales que le da su macho y no quiere dejar de disfrutarlo mientras pueda.

Detalles del vídeo

Duración: 05:25
Visualizaciones: 2.413 lecturas