Uno de mis sueños sexuales más repetidos en mis noches húmedas es el de montar un trío. Desde que monté uno en mi etapa universitaria con dos compañeros de clase, siempre ha sido una obsesión volver a repetirlo pero claro, estando casada la cosa se complica un poco más. En un principio mi marido rechazó la idea de hacerlo con un compañero de trabajo cuando se lo propuse y ahora ha aceptado a hacerlo pero con su padre en lugar de otro hombre.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 44.287 vistas