Ella es una madurita ama de casa que quiere ganarse un dinero extra. La mejor forma que se le ocurre para conseguirlo es aceptar un puesto de comercial de una conocida revista porno. Ir ofreciéndola casa por casa no es que le haga mucha gracia, pero el dinero que le puede aportar le excita. En su primera visita va a casa de su vecino, un hombre negro bastante solitario. Nada más entrar el hombre la examina de arriba abajo y llega a la conclusión de que a esa zorra le hace falta un buen polvo con una gran polla negra. Y parece que acierta, porque la muy puta folla como una cerda.

Detalles del vídeo

Duración: 19:20
Visualizaciones: 3.903 vistas