Siempre veía que ella salía y se queda mucho rato en la parte oculta, nunca tuvo curiosidad dado que es parte de la vida privada de cada y se supone que no debes inmiscuirte. Pero un día escucha unos ruidos extraños y tiene que saltar la barda para ver si necesita ayuda, ahí es cuando la encuentra sobre unas escaleras donde se ve claramente su coño. Una cosa llevo a la otra y al rato estaba clavando a cuatro patas a la vecina gordita y la mujer gritaba como toda una zorra. Pero nadie podía escuchar mientras muestras su coño era penetrado.

Detalles del vídeo

Duración: 09:33
Visualizaciones: 5.755 lecturas