La discriminación positiva ha llegado a un punto donde ya se torna insoportable, por lo menos este chaval negro lo ha vivido en carne propia cuando de repente es llamado por sus dos profesoras gordas. Las mujeres no querían ser vistas como racistas y de alguna forma lo obligaron a sacar su polla. El jovencito obediente, le folla el culo a las dos maduras y también complace sus coños. Algo que le pareció un poco extraño pero se supone que debe obedecer. Aunque quedo muy cansando, ahora puede decir que ha hecho un trio con dos guerras que parece que le están dando una buena educación que le servirá para su futuro dando folladas interraciales.

Detalles del vídeo

Duración: 11:35
Visualizaciones: 7.772 lecturas