Todo fue hermoso ese día, las personas le hacían halagos por su vestido y luego de bajar del altar, era una mujer casada. En su hogar, le esperaban lujos y comodidades que ella esperaba disfrutar lo más que pudiera, si llegase el momento en el que se aburre, se podría ir con todo lo que había ahí. Pero parece que no llegara pronto ese día porque eso de ser infiel, es algo que le gusta mucho y necesita un esposo para eso, entonces la gordita vive echando un polvazo todos los días con su amante mientras su marido está trabajando para que ella viva bien. Su coño goza mucho.

Detalles del vídeo

Duración: 06:07
Visualizaciones: 4.623 lecturas